REFUGIOS MARINOS CREADOS POR PESCADORES ARTESANALES EN CALETAS DAN SUS PRIMEROS RESULTADOS: ¿QUÉ SON?

Trombollito-robusto_edited

Los refugios marinos son pequeñas áreas protegidas de 15 hectáreas donde los pescadores de cinco caletas en Chile decidieron no extraer ningún recurso. Este modelo de conservación, que busca generar semilleros de biodiversidad, ya está trayendo beneficios en los fondos marinos y motivando a las comunidades a conservar más y mejor.

 

Pescadores artesanales chilenos llevan años creando sus propios refugios marinos cerca de las costas chilenas, para proteger la biodiversidad marina y costera. Más de tres mil millones de personas dependen de ésta para su sustento. Sin embargo, muchas de ellas están viendo afectada su fuente de empleo, debido a que la salud del mar se ha deteriorado.

 

El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero ha calentado y acidificado el agua del mar, lo que provoca “cambios nefastos para la vida subacuática y en tierra firme”, explica la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Además, agrega, el exceso de esas emisiones “ha reducido la capacidad natural que tiene el océano para absorber dióxido de carbono y proteger la vida en el planeta”.

 

Las aguas costeras son las más perjudicadas puesto que, a todos los estresores del cambio climático, se suma la contaminación.

 

La creación de áreas marinas protegidas es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que permitirá revertir este problema y, en Chile, pescadores artesanales de cinco caletas decidieron contribuir. Protegieron, por cuenta propia, espacios en el mar donde históricamente habían pescado y cosechado mariscos. A esos espacios los llamaron “refugios marinos”.

 

Refugios marinos: semilleros de biodiversidad

 

Los pescadores artesanales administran espacios en el mar llamados Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERB), donde tienen derechos de explotación exclusivos. De esas AMERB, los pescadores extraen principalmente recursos bentónicos, es decir, especies que habitan en el fondo marino como locos, erizos y lapas.

 

Hace seis años, el sindicato de la caleta de pescadores de Maitencillo decidió proteger 15 hectáreas de mar dentro de su AMERB. Desde entonces, nadie ha sacado de ahí recursos de ningún tipo.

 

El objetivo de ese refugio marino fue crear un núcleo de conservación que tuviera un efecto semillero hacia el resto del área de manejo y a las zonas contiguas, explica Rodrigo Sánchez, director ejecutivo de Fundación Capital Azul, organización que encabeza la iniciativa de creación de los refugios marinos.

 

Parte del trabajo que realiza la Fundación consiste en monitorear la biodiversidad en los refugios marinos para medir las densidades de diferentes especies, es decir, cuantificar los individuos y también medirlos.

 

Ya hay pruebas de que funciona

 

En Maitencillo, donde nadie ha extraído recursos del refugio marino hace seis años, “ya hay evidencia de que hay más recursos y que son más grandes. Como ya nadie los pesca pueden ser más longevos y actuar como reproductores”, dice Sánchez. “Soy testigo de lo que hay en los refugios marinos y es impresionante lo que está pasando allá abajo”, asegura el director ejecutivo de la Fundación.

 

En Zapallar, donde el refugio marino se creó hace solo dos años, “ya se ha notado el cambio”, asegura Sergio Veas, el presidente del sindicato de pescadores de esa caleta.

 

En las 15 hectáreas protegidas “se están poblando lugares donde ya no había pescado. Ahora se ve vieja, bilagay, rollizo y cabrilla”, cuenta el pescador que espera que, en un tiempo más, la producción generada en el área protegida empiece a traspasar las fronteras del refugio y de esa manera los pescadores puedan beneficiarse de una mayor disponibilidad de recursos en la zona del área de manejo, donde sí pueden pescar y cosechar mariscos.

 

Además, otro de los recursos que se conservan al interior de estos refugios marinos son los bosques de algas. En ellos no sólo habitan numerosas especies, también se desarrollan los huevos de muchas de ellas. “Los jardines infantiles del mar (las guarderías del mar)”, dice Veas. “En estos bosques de algas viven todos estos bichitos, todos los mariscos, los moluscos, los pescados”, agrega.

 

Fuente: biobiochile

Visitas al post:
224
Yasmin Delgado

Otras Noticias