· Esta apreciación la formuló el presidente del Centro de Estudios
Regionales, Manuel Tobar al referirse a este órgano del estado que sería
reemplazado por la Cámara de las Regiones

VALPARAÍSO.- Martes 03 de Mayo de 2022
La dificultad más grande que tiene hoy la Convención Constitucional es la
eliminación del Senado y que las atribuciones que se le asignan a la Cámara
de las Regiones -que será el órgano de reemplazo-, van más allá de la
descentralización y la regionalización.
Estas apreciaciones las entregó el presidente del Centro de Estudios
Regionales, CER, Manuel Tobar al señalar que el sistema y el régimen político
debieran construirse sobre dos pilares fundamentales: “El primero, consiste
en que el Poder Ejecutivo pueda desarrollar el programa que la mayoría del
pueblo decidió apoyar, y segundo, que exista un contrapeso que garantice el
respeto a la minoría y la salvaguarda de la democracia. Lamentablemente, en
un régimen presidencial, el voto discordante del soberano elige un
Presidente con una mayoría opuesta en el Congreso. En este caso, al
Presidente le será difícil ejecutar su programa. Al revés si ambos poderes son
simétricos, el Ejecutivo no tendrá obstáculos para implementar su programa.
En este segundo escenario se requieren los contrapesos, con el fin de evitar
la deriva de la mayoría por desbordar las reglas del juego. En tales
circunstancias, una segunda cámara juega un papel estelar. En consecuencia
se le debiera atribuir una potestad constituyente efectiva. No lo es cuando
los diputados pueden con un quórum muy menor de 4/7 echar por tierra las
decisiones de la Cámara de las Regiones, que tiene una legitimidad de origen
similar. Ese acuerdo hasta ahora no es satisfactorio”.
Tobar advierte que el principal obstáculo que tiene la Convención es suprimir
la Cámara Alta y que “la creación de la Cámara de las Regiones se origina por

la oposición al unicameralismo. En esa perspectiva, las atribuciones que se
proponen para ese órgano van más allá de la descentralización y
regionalización. Se advierte una confusión entre los necesarios contrapesos y
la necesaria descentralización. En mi caso, soy partidario de completar la
descentralización administrativa para luego seguir escalando hacia la
conformación de un estado regional en forma. En ese marco privilegio la
asignación de atribuciones directamente a las regiones y comunas del país en
una estrategia de gradualidad y selectividad del proceso. En una primera
etapa, parece adecuado que la Cámara de las Regiones puede delegar
potestad legislativa a las asambleas regionales y también resolver sobre
tributos regionales y la creación de empresas a petición de las regiones. Pero
en las negociaciones no consideraron un catálogo de servicios públicos
descentralizados, ni tampoco la posibilidad de endeudamiento con
responsabilidad fiscal de las regiones autónomas, atribuciones elementales
para una eficaz descentralización”.

Compartir en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Buen trabajo

Otras noticias