Nuevas instalaciones beneficiarán a las usuarias y recién nacidos que se encuentran en el área de Neonatología y, en el corto plazo, ampliará la cobertura al servicio de Pediatría.

El Hospital Carlos van Buren ya cuenta con un nuevo lactario que cuenta con cuatro módulos, uno para persona en situación de discapacidad, para que las mamás puedan extraerse leche para sus hijos que se encuentren hospitalizados en las áreas de Neonatología y prontamente, Pediatría. Las nuevas instalaciones concretan un anhelo de dichos servicios por contar con un sector centralizado para gestionar el alimento materno para los pacientes infantiles internados con los reconocidos beneficios para la salud tanto de los hijos e hijas como para las mamás. El proyecto contó con la colaboración de la Fundación para la Infancia Ronald MacDonald.

El director del Hospital Carlos van Buren, Javier del Río, expresó que “este es el camino que tenemos que seguir, poco a poco ir mejorando nuestras instalaciones para dar la mejor atención posible a todos nuestros pacientes y en esta ocasión muy particular, que mejor que las mamás que tienen a sus bebés internadas acá tengan un buen lugar para poder sacarse leche para sus hijos e hijas, así que estamos muy felices por eso”.

Beneficios del lactario

Con respecto a la importancia de contar con el nuevo lactario, la matrona supervisora de Neonatología del centro porteño, Cecilia Guerra, enfatizó que “tenemos que considerar que nuestros pacientes hospitalizados, como los prematuros, pueden llegar a estar hasta cinco meses en Neonatología, por lo que mientras más estimulemos la lactancia materna desde un principio, es posible que esta se mantenga más en el tiempo y pueda ayudar al desarrollo más adelante”.

La matrona agregó que “ahora con esta infraestructura nueva, la verdad es que vamos a dar una mejor atención a la mamá, con mayor comodidad y privacidad también, y esto va a permitir que la mamá se sienta más motivada para extraerse leche materna y eso va a ir en directo beneficio de sus hijos”.

En cuanto a la cobertura del nuevo lactario, el centro de salud actualmente atiende a las usuarias y pacientes hospitalizados en Neonatología y a dos usuarias de Pediatría, pero la idea es ampliar los cupos.

La nutricionista supervisora de Nutrición Clínica del Hospital Carlos van Buren, Constanza Leal, explicó que “nosotros damos una cobertura actualmente a Neonatología y a todas las puérperas que están en sala, pero en un corto o mediano plazo, queremos dar cobertura a toda el área de Pediatría también, sabiendo que estamos al debe con las usuarias y sabiendo todos los beneficios que trae la leche materna, tanto para el bebé, para la mamá y para el medio ambiente”. La profesional precisó que “actualmente tenemos a dos mamás de pediatría que por temas de lejanía facilitamos el espacio para que se puedan extraer leche”.

Referente al equipamiento y personal de las nuevas dependencias, la nutricionista detalló que “contamos con dos máquinas extractoras, posiblemente en un periodo corto vamos a tener dos más para ampliar la cobertura, también tenemos insumos que son reutilizables porque tienen todo un proceso de limpieza, desinfección y esterilización para poder volver al ciclo de extracción de leche”.

Además, la funcionaria indicó que “el personal que trabaja acá son técnicos encargadas de recepcionar la leche, rotularla y entregarla a Servicio Dietético de Leche (Sedile) para hacer todo el proceso de fraccionamiento y distribución al bebé que está hospitalizado. Son dos tens para dar rotación completa al turno”.

Historia

La primera sala de lactario del Hospital Carlos van Buren fue creada el año 1996 por iniciativa de las matronas clínicas y matrona supervisora de la unidad de Neonatología, con el fin de acoger la urgente necesidad de contar con leche materna para alimentar a los pacientes hospitalizados en dicho servicio, lo que permitió tener sus múltiples beneficios como coadyuvar en la recuperación de los recién nacidos hospitalizados y disminuir las estadías hospitalarias.

Debido a que el hospital no contaba con personal para gestionar el lactario, el voluntariado “Damas de Amarillo” de forma altruista aseguró su funcionamiento durante 22 años, en el año 2018 el centro de salud dio cobertura técnica al lactario, a cargo directamente de la unidad de Neonatología. Actualmente lo administra la Unidad de Nutrición Clínica, a través del Servicio Dietético de Leche (Sedile):

Fundación para la Infancia Ronald McDonald

La Fundación para la Infancia Ronald McDonald apoyó la concreción del proyecto, en esa línea su directora, Rosario Lavandero, comentó que “nosotros decidimos sumarnos al proyecto del lactario, junto con el hospital, porque nos importa mucho y el objetivo de la Fundación es trabajar por mantener a las familias unidas desde distintos puntos de vista, cuando los niños están hospitalizados, cuando los niños están enfermos. Pero también hay una parte muy importante que es la generación de una relación entre la madre y el hijo. Por eso nosotros sentíamos que este lactario calzaba exacto con el trabajo que nosotros hacemos”.

El lactario tiene una cobertura de lunes a domingo, de lunes a viernes de 8 a 18 horas y los fines de semana de 9 a 18 horas.

Compartir en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Buen trabajo

Otras noticias