Celulares, diversos tipos de droga, dinero en efectivo y  armas blancas fueron incautados por personal del Complejo Penitenciario de Valparaíso durante un procedimiento de registro y allanamiento efectuado en el módulo 110 de la unidad penal.

El operativo se realizó a las 16:45 horas del pasado sábado y en este participó el jefe interno de la unida, oficiales de servicio, personal del Grupo de Acción y Reacción Penitenciaria y de la Oficina de Seguridad Interna. Durante su desarrollo uno de los privados de libertad involucrados, de iniciales Y.J.Q.C., intentó agredir con golpes de pies y puños a un gendarme para, posteriormente, tratar de tragarse un envoltorio con pasta base. El recluso fue reducido por personal del servicio, logrando evitar que ingiriera la droga.

El procedimiento permitió incautar 25 envoltorios con pasta base de cocaína y cannabis sativa, tres bolsas con tusi o cocaína rosada, cinco teléfonos celulares, ocho armas blancas de fabricación artesanal y 55 mil pesos en efectivo.

Al día siguiente personal de la unidad penal de Isla de Pascua logró impedir el ingreso de marihuana al recinto penitenciario. La persona, de iniciales  A. A. M. U., llegó hasta el recinto con la intención de visitar a un privado de libertad. Al momento de revisar sus pertenencias, específicamente un bolso, el gendarme encontró un frasco de café en cuyo interior se escondía la droga, la que arrojó un  peso de 21 gramos.

El director regional de Gendarmería, coronel José Luis Meza, sostuvo que: “Es sumamente importante para nosotros detectar cualquier elemento prohibido que se trate de ingresar a las unidades penitenciarias. Gracias al buen desempeño del personal se logró detectar una cantidad importante de droga que iba para consumo de la población penal, lo que, por cierto, pone en serio peligro la integridad de esas personas y de nuestro personal”.

Respecto a la labor realizada en el complejo porteño, el coronel Meza destacó que este tipo de procedimientos son habituales.

“Nosotros tenemos procedimientos programados, pero también tenemos algunos extraordinarios y cuando la oficina de seguridad interna tiene alguna información. Los otros allanamientos son sorpresivos, que se hacen de manera intempestiva para poder detectar elementos prohibidos o alguna situación que ellos estén organizando en contra del régimen interno”. Durante la pasada semana también se logró la detención de un profesor que realizaba clases en el centro de Detención Preventiva de Quillota y que intentó entrar droga y teléfonos celulares al recinto penal.

Compartir en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Buen trabajo

Otras noticias