• En esta ocasión, el Servicio analizará los costos y problemas relacionados con la gestión menstrual de personas que viven en situación de calle, privadas de libertad y quienes viven en campamentos.
  • Estudio realizado el año pasado por el Servicio permitió concluir que una persona que menstrúa 5 días todos los meses, podría llegar a gastar anualmente entre $57 mil y $80.364, entre toallas desechables y antiinflamatorios.
  • Dicho análisis indicó que la toalla higiénica desechable (44%) es el producto de gestión menstrual de mayor consumo, seguida por la copa menstrual (8,5%).

Este 28 de mayo se conmemora el Día Internacional de la Higiene Menstrual, motivo por el cual el SERNAC informó que realizará un nuevo estudio relacionado con esta temática, el cual se enfocará en conocer las necesidades tres grupos hipervulnerables, como son las personas en situación de calle, aquellas privadas de libertad y quienes viven en campamentos.

Según la definición internacional, la gestión menstrual, no sólo considera el costo de los productos de contención, sino también el acceso a condiciones mínimas sanitarias como agua potable e infraestructura, acceso a información oportuna y confiable, que permitan vivir en condiciones dignas este proceso.

El estudio anterior del SERNAC permitió visibilizar las necesidades de las personas que menstrúan ya que se trata de un proceso biológico, y no una elección, e implica costos, y en algunos casos, molestias que no se pueden evitar, pero que empeoran cuando no se tienen los recursos o la información. De hecho, se estima que cerca del 30% de la población menstrúa todos los meses y es un proceso que dura unos 40 años.

La nueva versión del estudio de gestión menstrual tiene como objetivo conocer cómo las personas menstruantes gestionan este proceso, motivo por el cual analizará las particularidades y vivencias de quienes conforman estos grupos que están en situación de alta vulnerabilidad.

Uno de los grupos que abordará este estudio del SERNAC son las personas que viven en situación de calle. Para ello, el Servicio trabajará en forma conjunta con la Fundación Gente de la Calle, entidad dedicada a la promoción de la dignidad y de la calidad de vida de las personas en situación de calle, la cual a su vez se coordina con diferentes organizaciones de la sociedad civil que están trabajando en esta temática.

En este sentido, el Subdirector del SERNAC, Jean Pierre Couchot, junto con valorar, agradeció a la Fundación Gente de la Calle y a las organizaciones que están colaborando, pues “este estudio nos permitirá conocer las necesidades de las personas qué menstrúan más vulnerables y promover con ello, políticas públicas focalizadas”.

Para hacer el levantamiento de información, se aplicará un cuestionario presencial a personas que viven en situación de calle de diferentes ciudades del país durante los próximos meses.  

Otro grupo que abordará este estudio de gestión menstrual del SERNAC son las personas menstruantes que están privadas de libertad. Para realizar este análisis, el Servicio trabajará, con el apoyo de Gendarmería, en algunos centros penitenciarios del país, donde pretende realizar encuestas y conversatorios durante los meses de mayo y junio.

Finalmente, el estudio del SERNAC considerará a la población que vive en campamentos. Para este objetivo, se realizará un levantamiento de información relacionado con la gestión menstrual en diversos campamentos de la ciudad de Viña del Mar.

A través de este estudio, el SERNAC busca determinar los diferentes productos de gestión menstrual que utilizan los grupos hipervulnerables y conocer el costo que implica para ellos menstruar.

Además, este análisis busca generar información relevante que permita discutir sobre los problemas a los cuales se enfrentan estos grupos vulnerables durante su ciclo menstrual.

Finalmente, esta investigación propondrá iniciativas tendientes a mejorar la salud menstrual de los grupos hipervulnerables considerados en este estudio.

El estudio del SERNAC realizado el año pasado, visibilizó las dificultades que tienen algunos grupos minoritarios de la población en el acceso a productos y condiciones sanitarias, lo que fundamenta la realización de esta nueva investigación con foco en estos públicos.

Conclusiones del primer estudio de gestión menstrual

Durante el año 2021, el SERNAC realizó el primer estudio de gestión menstrual realizado por una institución estatal, cuyo objetivo fue determinar el costo, necesidades y comportamiento de compra de las mujeres y personas que menstrúan.

El análisis consideró entrevistas a expertas/os, reuniones técnicas, un conversatorio con organizaciones de la sociedad civil y, por último, una encuesta pública realizada en línea sobre gestión menstrual, la cual fue respondida por 10.545 personas.

Entre las conclusiones más relevantes destacan:

  • Una persona que menstrua 5 días todos los meses podría llegar a gastar anualmente, entre $57.240 y $80.364 (por toallas desechables y antiinflamatorio).
  • En cuanto a los productos más utilizados, los resultados indicaron que, en todos los grupos etarios, la toalla higiénica desechable (44,3%) es el producto de gestión menstrual de mayor consumo; seguida de la copa menstrual (8,5%); y, por último, el tampón fue la tercera opción más utilizada a nivel general (2%).
  • Si bien la mayoría de las personas utilizan sólo un producto de contención, existe un porcentaje considerable de quienes utilizan más de un producto los días que menstrúan. Por ejemplo, un 22,34% dice utilizar toallas higiénicas desechables y tampones durante su período.
  • Respecto a la temporalidad, la toalla desechable representa la opción más económica de forma mensual, sin embargo, al anualizar los costos, la copa menstrual resulta ser el producto más económico.
  • Un 40% de las personas indica tener dolores muy intensos o extremos.
  • Un 66% de las personas encuestadas indica que utiliza algún tipo de tratamiento para aliviar los dolores menstruales, por ejemplo, antiinflamatorios o anticonceptivos.
  • Al consultar respecto de las dificultades para acceder a productos de contención menstrual o información, casi la mitad de las personas indica haber tenido algún tipo de problema para adquirir estos productos, entre ellas, dificultades económicas y de disponibilidad.
  • Las dificultades, económicas, de información, de disponibilidad u otra, está directamente relacionada al nivel de ingresos de las personas: a medida que se incrementan los ingresos, las dificultades van disminuyendo y viceversa.
  • El 68,3% de los encuestados señalan que la primera persona que les habló sobre menstruación, fue su madre; en segundo lugar, con un 10,4%, están quienes indican que fue una profesora en el colegio, aunque recalcan que no fue parte de una política educativa, sino que a modo de conversación. Es decir, el 47% de las personas contestó que nunca les dieron una charla sobre higiene, salud y educación menstrual en sus establecimientos.

Las personas encuestadas indican que la conversación no fue previo a la primera menstruación, sino que posterior a ella.

Compartir en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Buen trabajo

Otras noticias