El momento en que Maite Alberdi decidió terminar el rodaje con Augusto Góngora: “No puedo seguir grabando a alguien que siente que su identidad ya no está”

635 Visitas | agosto 8, 2023


La directora de “La Memoria Infinita”, cinta sobre el Alzheimer de Augusto Góngora y su relación Paulina Urrutia, además detalló cómo la cinta se transformó en una historia universal “de amor que yo nunca había visto”.

La cineasta nacional Maite Alberdi reflexionó en torno a su nuevo documental La Memoria Infinita y adelantó que se están preparando para ir por una nominación a los Premios Oscar. La producción que narra la historia de Paulina Urrutia y Augusto Góngora luego de que a este le diagnostican Alzheimer llegará el próximo 24 de agosto a las salas del país.

Así, en la previa del estreno de la cinta su directora confesó que “estamos trabajando para llegar a los Oscar”. En entrevista con Revista Ya además destacó que “por primera vez tengo un distribuidor estadounidense invirtiendo mucho en una campaña”, ya que la distribución mundial del documental está a cargo de MTV Documentary Films.

En la conversación con el citado medio además recordó que las grabaciones de la cinta comenzaron en 2018 luego de que conociera a la pareja. Maite Alberdi afirmó así que cuando le propuso a Augusto Góngora grabar el documental, este “estuvo seguro desde el primer día” ya que les decía que “después de grabar a tanta gente, cómo no permitir que lo grabaran a él. Esa historia había que exponerla”.

Por otro lado señaló que una de las dificultades que se presentó en el rodaje fue la pandemia y las cuarentenas. “No pude ir a grabar en más de un año, pero eso llevó a que Paulina grabara situaciones que yo jamás hubiese podido filmar por mi cuenta”, sostuvo.

Así, pese a la dificultad de este escenario, recalcó que “yo nunca iba a estar a las dos de la mañana cuando Augusto tenía una crisis. La pandemia le regaló intimidad a la película que pasa por ella decidiendo qué grabar. Siento que se convirtió en un diario de nosotros tres”.

Maite Alberdi y “La Memoria Infinita”
Si bien a lo largo de su carrera Maite Alberdi siempre ha trabajado con personas anónimas, en este caso el documental se centra en dos figuras publicas del país. Ante esto aseguró que desde que inició las grabaciones “traté de olvidarme de que eran personas mediáticas”.

“Suelo trabajar con personas anónimas y esta vez me enfrenté a dos personas completamente distintas. Tuve que hacer el ejercicio inverso de ver cómo esta historia es universal. Qué es lo que cala hondo de ellos, porque yo hago cine para el mundo, no para Chile y ellos no son famosos para el resto”.

Sobre esto explicó que la universalidad radicaba en “una historia de amor que yo nunca había visto. Me ha tocado grabar a muchas personas con demencia y en general están aisladas, pero este no era el caso. Nunca había visto a alguien tan socializado y en una relación que disfrutaba. Supieron adaptar su relación”.

Al tocar el tema del Alzheimer, la directora reflexiona que “creo que en esta película sí hay memoria. Augusto llora por la muerte de uno de sus amigos y, no haré spoiler, pero hay un momento en que una frase que dice, nos dejó claro que ahí debía terminar la película, porque estaba relacionado a su identidad. Y yo no puedo seguir grabando a alguien que siente que su identidad ya no está”.

Maite Alberdi además sinceró que “el gran aprendizaje que me dejó la película es sobre el amor y las formas que puede alcanzar. No hay una sola forma de ser pareja, ellos rompen todos los estereotipos, nunca vi un amor así en mi vida (…) Si te cuento la película, piensas ‘qué susto, pierde la memoria’, pero para mí no se trata de susto, es entender cómo abordas las relaciones”.

Finalmente, la directora reveló que Augusto Góngora no alcanzó a ver el documental finalizado. “Cuando terminamos ya no estaba consciente, no tenía sentido exponerlo a ese estímulo. La Paulina le contaba y él reaccionaba. Sus amigos me dicen que le habría encantado”.

Paridad de género en la industria audiovisual
Otro de los puntos que abordó en la entrevista fue el tema de las dificultades que deben enfrentar las mujeres en el mundo audiovisual. Respecto a este punto señaló que “las diferencias de género en la industria las conozco desde que tengo un hijo”.

“Antes no me había visto enfrentada a ellas. Yo no puedo tener el horario de la gente que trabaja seis días de la semana, es imposible para una mamá y eso se convirtió en mi bandera de lucha”, manifestó la directora de cine.

En esta línea cuestionó que “la industria hoy no se hace preguntas por las madres. Tengo mi propia empresa y sabemos los horarios de nuestros hijos y se incluye en el modelo de producción y nos vamos a demorar un año más por eso, nos demoramos. Hemos logrado defender nuestra maternidad con un modelo que se acomoda, pero eso es excepcional”.

Consultada sobre cuando se podría llegar a un escenario de paridad, sentenció que “solo se va a lograr el día que haya salas cunas, bonos y que los horarios y los rodajes sean distintos. Todo eso tiene un costo, pero si queremos fomentar la paridad, ese es el desafío”.

Fuente: theclinic


Autor: Yasmin Delgado



Comments

This post currently has no responses.

Leave a Reply









  • © 2024 - Contraplano Medios de Comunicación