DEJÓ DE SER JINETE PARA DEDICARSE A CAPATAZ UNA VEZ QUE SE CERRÓ EL HIPÓDROMO DE ANTOFAGASTA

283 Visitas | enero 25, 2023


  • Aldo González Araya tiene a su cargo 19 caballos y se siente feliz de desarrollar su trabajo

 

El historial de Aldo González Araya, se remonta a los años cuando era jinete en el Hipódromo de Antofagasta.

 

Tenía problemas con el peso y cuando se cerró ese recinto, optó por convertirse en capataz.

 

“Yo me desempeño actualmente como capataz de Nelson Espina. Llevo trabajando con él alrededor de tres años. Soy capataz pero en ocasiones, como en esta oportunidad, yo traigo los caballos a las carreras, porque a veces nos faltan llevadores y yo me encargo de traerlos. No tengo ningún problema. Conozco muy bien esta actividad desde que fui jinete y cuando se terminaron las carreras en Antofagasta me vine a la capital con el preparador Nelson Espina que también es antofagastino”.

Aldo González partió “como jinete. Yo soy de Antofagasta. Estuve tres años como jinete, pero tenía problemas con el peso. Cuando se cerró el hipódromo de Antofagasta hace once años, ahí nos vinimos a Santiago. He trabajado en el Hipódromo Chile y en el Club. Me fui a trabajar como empleado el año 90 a Santiago con el preparador Carlos Urbina y fui capataz hace poco de Miguel Norambuena que es de Concepción y ahora estoy radicado en Viña del Mar desde hace varios años”.

 

Él está conforme con su trabajo: “Me ha ido bien. Hemos tenido harta suerte. He cuidado caballos buenos. El año pasado ganamos treinta carreras con mi preparador. Nos ha ido muy bien. Tenemos 19 caballos en el corral”.

 

Aldo González es un capataz que trabaja 24/7: “De lunes a domingo, uno tiene que estar ahí. Estoy feliz con mi trabajo”.


Autor: Yasmin Delgado



Comments

This post currently has no responses.

Leave a Reply









  • © 2024 - Contraplano Medios de Comunicación