Conaf rechaza solicitud de concesionaria de ruta Nogales – Puchuncaví que busca talar árboles en peligro de extinción

346 Visitas | marzo 7, 2023


Corporación Nacional Forestal objetó la petición excepcional de intervención hecha por CONAPSA, multinacional que construye el camino que viabiliza el megaproyecto inmobiliario Maratué del grupo Lería, y que pretende cortar Bellotos del Norte, Tayú del Norte y Naranjillos, todas especies resguardadas por considerárseles fósiles vivientes con una data aproximada de 50 millones de años de existencia.
 
El Tayú del Norte que está en el patio de Marcelo Fernández, vecino de la comunidad rural de “Los Maquis” en Puchuncaví, tiene alrededor de 500 años. “Ha sobrevivido a la contaminación extrema que hay en esta zona, ha superado la sequía y es un semillero. Hoy vemos con sorpresa y con la supervisión de CONAF, que están naciendo nuevos árboles de esta especie. Estos monumentos aún viven, porque esta zona es como una canaleta que se forma entre los cerros y al pasar la neblina de la mañana, choca con la montaña y llovizna un par de horas casi todos los días, lo que les da la vida”, explica.
 
El 12 de julio de 2022, Raúl Vitar Fajre, representante del proyecto Relicitación Concesión Camino Nogales-Puchuncaví (CONAPSA) del grupo ALEATICA, operador de infraestructura vial con 20 concesiones de transporte en Europa, México y Sudamérica -9 Autopistas urbanas, 7 Corredores interestatales, 2 Puertos comerciales, 1 ferrocarril-metro ligero y 1 aeropuerto- solicitó a CONAF una excepcionalidad de intervención y/o alteración de hábitat de individuos de las especies en categoría de conservación, con la intención de talar Bellotos del Norte (Beilschmiedia miersii), Naranjillos (Citronella mucronata) y Tayú del Norte (Archidasyphyllum excelsum) como parte de las obras de construcción de la ruta F20.
 
Los expertos que hicieron el levantamiento de las especies a impactar con las obras de construcción de la carretera no hicieron un catastro riguroso, ya que en el informe de la concesionaria se declaraba la tala de sólo tres árboles y se constató que las afectadas serían 24.
INTERFERENCIA tuvo acceso al documento de la resolución donde CONAF explica su decisión respecto a la solicitud. Entre los argumentos se expone que los expertos que hicieron el levantamiento (asesores forestales como Jaime Illanes y Asociados Consultores) de las especies a impactar con las obras de construcción de la carretera no hicieron un catastro riguroso, ya que en el informe de la concesionaria se declaraba la tala de sólo tres árboles y se constató que las especies afectadas serían 24.
 
La inspección en terreno efectuada el 30 de agosto de 2022 por parte de la Corporación Nacional Forestal determinó que las especies afectadas eran 17 Bellotos del Norte y siete Tayú del Norte, entre ellos, uno semillero y otro de regeneración.
 
La resolución de CONAF advierte que los expertos consultores utilizaron el Catastro de los Recursos Vegetacionales Nativos de Chile del año 2013, documento que contiene información de carácter referencial sobre la localización, distribución, tamaño y estructura de las comunidades vegetales, y que está en constante actualización como referencia para determinar las especies. Es decir, utilizaron información desactualizada que no contrastaron en terreno.
 
Sumado a esto, los expertos no consideraron que la instalación del cerco o cierre perimetral de la faja fiscal podría ser otra afectación al hábitat de este bosque relicto, ya que de acuerdo a lo constatado en terreno por CONAF, existen varios individuos en categoría de conservación en el trazado de las estacas del cerco que no fueron catastrados por los consultores de Conapsa.
 
Los expertos contratados por la Concesionaria mencionan en su informe que “(…) De acuerdo con la caracterización de la vegetación presentada anteriormente, se estima un total de 4.329,15 de superficie cubierta por bosque nativo de preservación”, mientras que CONAF responde que esta información es incierta, considerando que se usó el Catastro de los Recursos Vegetacionales Nativos de Chile (CONAF, 2013).
 
En el mismo documento se evidencia que las obras no reportan un Interés Nacional, ya que esta categoría es rechazada por los actores consultados, que para este caso fueron el Ministerio del Medio Ambiente, Ilustre Municipalidad de Nogales, Ilustre Municipalidad de Puchuncaví, Gobernación Regional de Valparaíso, Ministerio de Obras Públicas, Servicio Agrícola Ganadero y la Dirección General de Aguas.
En el mismo documento se evidencia que las obras no reportan un Interés Nacional, ya que esta categoría es rechazada por los actores consultados, que para este caso fueron el Ministerio del Medio Ambiente, Ilustre Municipalidad de Nogales, Ilustre Municipalidad de Puchuncaví, Gobernación Regional de Valparaíso, Ministerio de Obras Públicas, Servicio Agrícola Ganadero y la Dirección General de Aguas.
 
Finalmente, según explica CONAF, los expertos no fundamentan la imprescindibilidad de la ubicación de las obras o actividades del Proyecto “Relicitación concesión camino Nogales – Puchuncaví”.
 
INTERFERENCIA intentó tomar contacto con el área de Sostenibilidad y Asuntos Corporativos de ALEATICA, pero no hubo respuesta al cierre de esta edición.
 

 
Fósiles vivientes en Puchuncaví
 
“Somos un territorio donde aún bajan las quebradas y tenemos vertientes de agua natural que surgen de la tierra. La neblina matutina riega los campos y permite que después de 50 millones de años en Chile se puedan apreciar ejemplares de Tayú del Norte que viven de forma silvestre”, explica Marcelo Fernández
Las condiciones climáticas del sector de “Los Maquis” en la comuna de Puchuncaví son especiales: “somos un territorio donde aún bajan las quebradas y tenemos vertientes de agua natural que surgen de la tierra. La neblina matutina riega los campos y permite que después de 50 millones de años en Chile se puedan apreciar ejemplares de Tayú del Norte que viven de forma silvestre”, explica Marcelo Fernández, un vecino que con 47 años, es parte de la decisión de declarar o no de Interés Nacional la iniciativa de construcción de la ruta F20.
 
Fernández, con su conocimiento del territorio y la asesoría de un ingeniero forestal y un abogado, ha luchado para impedir que la transnacional Aleatica corte los monumentos naturales que existen en el territorio de su comunidad.
 
El que vecinos sean parte en la decisión de declarar el Interés Nacional de la iniciativa vial desde el 22 de agosto de 2022, es clave en su opinión, ya que “antes de que me incorporara estaban todos los organismos del estado. Era como una cortina de humo, nadie investigaba a la empresa, nadie leía acuciosamente los informes, todo era un manto de oscuridad. Logramos hacernos participe del Interés Nacional y ahora sobre toda la información de las obras para la construcción de la ruta F20 nos deben informar y les podemos hacer observaciones”.

 
La categoría de Interés Público la reciben los proyectos que lo solicitan, y los habilita por ejemplo a cortar especies en categoría de conservación; entre otras cosas. Para lograr dicha distinción debió existir una votación por parte de organismos como el Ministerio del Medio Ambiente, Ilustre Municipalidad de Nogales, Ilustre Municipalidad de Puchuncaví, Gobernación Regional de Valparaíso, Ministerio de Obras Públicas, Servicio Agrícola Ganadero y la Dirección General de Aguas. En este caso dicha votación fue ganada en 2020 por la empresa concesionaria.
 
Luego de eso debe aprobarse un informe de expertos y un informe que justifique su carácter de imprescindible. Hasta ahora al proyecto Relicitación Concesión Camino Nogales-Puchuncaví (CONAPSA) se le ha rechazado cuatro veces el informe de expertos. Sin esto, la carretera es inviable en su trazado original.
 
Álvaro Promis, experto en botánica y académico de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile, explicó a INTERFERENCIA que “existen solo dos especies Archidasyphyllum Excelsum (Tayú del Norte), y ambas se encuentran en Chile. En Puchuncaví como su ubicación más al norte y hasta la séptima región en Chanco lo más al sur, siempre por la costa”.
 
A lo que el académico agregó que “según antecedentes en los que he indagado, se trata de una especie que existe hace 50 millones de años, es un fósil viviente, como lo es la araucaria”. Es más, esta especie, el 8 de mayo de 2020, fue incluida en la categoría de conservación en peligro de extinción.
 
Las semillas del Tayú del Norte son catalogadas como vanas, es decir, no suelen germinar, lo que genera serios problemas de propagación. Uno de los ejemplares que se encuentran en la propiedad de Marcelo Fernández es un semillero, y ha propiciado el crecimiento de nuevos árboles de este tipo.
 

 
Archidasyphyllum excelsum (Tayu del Norte)
 
Otra de las especies amenazada por la construcción de la ruta F20 es el Belloto del Norte, la que según Promis se encuentra entre la zona de la Ligua y el sur de la región Metropolitana, ligado a la costa. Este árbol es antiguo desde el punto de vista de su linaje y también está en las tres más altas categorías de conservación en nuestro país”.
 
“Estos ejemplares han sobrevivido a cambio ambientales, glaciaciones, cambios en el desarrollo terrestre, corrientes marinas, son relictos”, explica el profesor
 
Un daño permanente
 
Cabe recordar que la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), el 14 de septiembre de 2022, formuló dos cargos graves en contra de “Sociedad Concesionaria Nuevo Camino Nogales- Puchuncaví S.A.”, titular del proyecto Relicitación Concesión Camino Nogales- Puchuncaví (la ampliación de la carretera F20), tras constatar la ejecución de obras contiguas a dos humedales urbanos y el incumplimiento de medidas provisionales pre-procedimentales dictadas en junio de 2022.
 
La recomendación del organismo fiscalizador es que el proyecto de carretera sea sometido a un estudio de impacto ambiental.
 
La ampliación de la carretera F20 resulta de vital importancia para un segundo proyecto en la localidad. El megaproyecto inmobiliario Maratue, cuyo líder es el esposo de Paola Luksic y cuñado de Andrónico Luksic; Óscar Lería Chateau, pretende construir 14 mil viviendas en un plazo de 45 años en la comuna de Puchuncaví. La viabilidad del proyecto depende de su conexión con la red de autopistas, por lo que es clave la ampliación de la Ruta F20; una obra que consta de un by pass diagonal de 7 kilómetros que cruza Puchuncaví, conectando dicha comuna con Nogales, junto a una variante que llega directo a Ventanas.
 
La entidad ordenó expropiar siete lotes a Agrícola El Refugio con el objetivo de construir la nueva carretera, los que en total suman 374.914 metros cuadrados, equivalente a 37,5 hectáreas, por los que el Estado pagó una indemnización de $3.103.935.487 millones de pesos a la familia Lería-Luksic.
El by-pass que une Con Con con Puchuncaví, pasará por el medio de terrenos pertenecientes al Grupo Lería y según los expedientes de la Dirección General de Concesiones de Obras Públicas del Ministerio de Obras Públicas (MOP), la entidad ordenó expropiar siete lotes a Agrícola El Refugio con el objetivo de construir la nueva carretera, los que en total suman 374.914 metros cuadrados, equivalente a 37,5 hectáreas, por los que el Estado pagó una indemnización de $3.103.935.487 millones de pesos a la familia Lería-Luksic.
 
A la iniciativa inmobiliaria le fue retrotraída su evaluación ambiental, encontrándose en proceso de evaluación ambiental. Esto luego de que se le revocara la Resolución de Calificación Ambiental obtenida en 2019, devolviendo así la iniciativa a la etapa de consulta ciudadana, insumo con el que se redacta el Informe Consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones (ICSARA).
 
(más…)


Autor: Yasmin Delgado



Comments

This post currently has no responses.

Leave a Reply









  • © 2024 - Contraplano Medios de Comunicación