“Chile cambió”: la evolución en la estructura de los hogares chilenos

2690 Visitas | junio 28, 2024

A finales de la década pasada, el lema “Chile cambió” resonó en todo el país, reflejando un reconocimiento generalizado de transformaciones significativas en la sociedad chilena. Mientras que la atención mediática y pública suele centrarse en cambios rápidos y visibles, como las opiniones políticas y las preferencias electorales, nuestro estudio “Hogares en transición: el cambio de estructuras familiares en Chile post-1990” revela cambios más sutiles pero profundos en la estructura de los hogares.

Desde 1990 hasta 2022, analizamos las transformaciones en la composición de los hogares chilenos utilizando datos de la Encuesta CASEN y las definiciones oficiales del Ministerio de Desarrollo Social y Familia. Durante este periodo, el hogar nuclear, que típicamente consiste en una pareja con hijos o un solo progenitor con hijos, fue predominante, disminuyendo del 65% al 58% en presencia.

Además, observamos una evolución significativa dentro de los hogares nucleares, con un cambio hacia estructuras más pequeñas. Por ejemplo, en 1990, los hogares nucleares más comunes tenían cuatro miembros (29%), mientras que en 2022, los de dos miembros eran los más frecuentes (39%).

En términos de jefatura de hogar, tradicionalmente asociada al principal proveedor de ingresos, hemos visto un aumento notable en la proporción de mujeres en este rol, especialmente después de 2003. Aunque inicialmente afectada por la brecha salarial de género, la proporción de mujeres jefas de hogar ha alcanzado casi la paridad en 2022, llegando al 48%.

Además, los hogares unipersonales han aumentado significativamente, pasando del 7% en 1990 al 19% en 2022, un cambio coherente con tendencias observadas en países desarrollados como Estados Unidos.

Estos cambios plantean desafíos importantes para las políticas públicas, especialmente en términos de vivienda y apoyo social. Necesitamos adaptar nuestras políticas habitacionales para responder a la creciente demanda de viviendas más pequeñas y sostener comunidades que fomenten la cohesión social, especialmente en un contexto de envejecimiento poblacional y hogares más pequeños.

En resumen, mientras que los cambios políticos captan la atención, son estos cambios en la estructura familiar los que están moldeando silenciosamente nuestra sociedad, requiriendo respuestas estratégicas y continuas por parte del gobierno y el sector privado para asegurar un desarrollo urbano inclusivo y sostenible en Chile.


Autor: Javier Miranda


  • © 2024 - Contraplano Medios de Comunicación