Qué Es, Cómo Se Transmite Y Cuáles Son Los Síntomas De La “Bacteria Mortal” En Chile

2800 Visitas | junio 8, 2024 0 Likes 0 Ratings

0 Ratings Rate it

Ian Muñoz

Las autoridades del país han alertado sobre un aumento de casos vinculados a ‘Streptococcus pyogenes’, lo que agrava el estado de salud de personas con influenza.

El brote de influenza en Chile, que ha persistido durante las últimas semanas, se ha agravado con la aparición de numerosos casos de infecciones por Streptococcus pyogenes, también conocida como estreptococos del grupo A (EGA) o la bacteria asesina. Las autoridades chilenas han emitido alertas debido a que estas infecciones empeoran la salud de las personas que ya padecen gripe.

La gravedad de la situación se evidenció el pasado viernes cuando una niña de 12 años falleció en el Hospital Eloísa Díaz de La Florida, Santiago de Chile. La menor murió debido a un cuadro de influenza que se complicó con una infección por Streptococcus Pyogenes. El Ministerio de Salud (Minsal) ha proporcionado pautas para detectar y prevenir esta enfermedad.

La Streptococcus Pyogenes es una bacteria con unos 80 serotipos distintos, capaz de alojarse en el tracto respiratorio superior o en la piel. Es responsable de enfermedades como la faringitis estreptocócica y ciertas infecciones cutáneas. Se la llama “bacteria asesina” porque en casos severos puede causar necrosis de los tejidos. La bacteria se transmite por las gotas respiratorias de personas infectadas o por contacto directo con la piel infectada. Los niños y los adultos mayores son los más vulnerables, y los factores de riesgo incluyen cirugías recientes, inmunosupresión, edades extremas e infecciones previas. La Streptococcus Pyogenes puede causar neumonía, meningitis, infecciones de oído, y en casos graves, síndrome de shock tóxico, miositis y necrosis de la piel.

Las personas con fiebre alta, decaimiento, dolor intenso en garganta o piel, dolor de cabeza y lesiones cutáneas deben buscar atención médica inmediata. El tratamiento principal es a base de antibióticos, prescritos por profesionales de la salud. Es crucial seguir el tratamiento completo y evitar la automedicación. Aunque no existe una vacuna para esta bacteria, las vacunas contra la gripe y la COVID-19 pueden reducir algunos factores de riesgo. Las medidas de higiene son esenciales para prevenir la infección. Lavarse las manos regularmente, limpiar y ventilar espacios, y que los enfermos permanezcan en casa son prácticas recomendadas. Cubrirse al toser o estornudar también es fundamental.

Entre enero y mayo de 2024 se han reportado 191 casos de infecciones por esta bacteria, un aumento significativo en comparación con los 66 casos del mismo periodo del año pasado. La ministra de Salud, Ximena Aguilera, ha alertado a todos los centros médicos del país sobre esta bacteria, calificándola de “muy agresiva”. Ha señalado que puede complicar no solo la influenza, sino también otras infecciones respiratorias, aunque no siempre resulta en una enfermedad grave.


Autor: Ian Muñoz


0 Ratings Rate it

  • © 2024 - Contraplano Medios de Comunicación