Aguas servidas deben cambiar su modelo de uso

2639 Visitas | julio 5, 2024

La descarga de aguas servidas desde el emisario terrestre del sistema de disposición de aguas servidas de La Serena hacia el humedal del río Elqui llevó a la intervención de la Superintendencia de Servicios Sanitarios para fiscalizar y determinar la posible responsabilidad de la empresa Aguas del Valle S.A. Esto se basa en la Ley Nº19.300 de Bases Generales del Medio Ambiente, que presume la responsabilidad del daño ambiental si se infringen normas de calidad ambiental, emisiones, planes de prevención o regulaciones ambientales.

El problema surgió por el uso excesivo del emisario terrestre, causando un rebalse de aguas servidas y lluvias durante un sistema frontal que afectó a la región los días 20 y 21 de junio. Esta infracción fue denunciada por la ciudadanía, demostrando el compromiso de la población con la protección del medio ambiente.

La gravedad de la situación es evidente, ya que los humedales cumplen importantes funciones sociales y ecológicas, como la infiltración de aguas superficiales hacia napas subterráneas, reservas de agua en sequías y hábitat de especies. Además, su delimitación protege a las personas al evitar construcciones en suelos no aptos.

Se ha alertado públicamente sobre la necesidad de cambiar el tratamiento de aguas servidas en la región, ya que no se puede seguir vertiendo más de mil litros de agua por segundo con alta carga de contaminantes al mar ni usar los humedales como sumideros. El modelo de gestión actual es antiguo y fue autorizado en una época sin conciencia ambiental.

La SISS, creada en 1990, tiene la misión de velar por el acceso a agua potable y saneamiento, cuidando el medio ambiente y promoviendo la transparencia y acción proactiva de los prestadores de servicios sanitarios. Es necesario modernizar el modelo de gestión de tratamiento de aguas servidas, incluyendo acciones preventivas ante sistemas frontales en la región, que aún enfrenta una sequía de 14 años.

La investigación de la SISS es valorada, pero es necesario informar sobre el incumplimiento de Aguas del Valle de las medidas establecidas en la ley 21.202, publicada el 23 de enero de 2020. El agua es indispensable para la vida, por lo que su cuidado y preservación es un imperativo ético-cívico y una prioridad estratégica para la región de Coquimbo.


Autor: Edwin Soruco


  • © 2024 - Contraplano Medios de Comunicación