LA SITUACIÓN EN QUINTERO SIGUE SIENDO UNA CRISIS SIN RESOLVER

file_20240516092926

La crisis medioambiental en Quintero-Puchuncaví continúa sin resolverse, exigiendo medidas urgentes y efectivas por parte de las autoridades. En mayo, se denunciaron 340 afectaciones a la salud al Departamento de Gestión de Riesgo de la municipalidad de Quintero. El episodio más grave se registró el 28 de mayo, con 114 casos de afectados, de los cuales solo 30 fueron diagnosticados por un médico como problemas asociados a la contaminación del aire. Otros 83 casos fueron vinculados a otras causas y 48 personas fueron derivadas a sus hogares sin atención.

Actores vinculados a esta crisis señalan una falta de liderazgo tanto de las autoridades regionales como desde La Moneda para enfrentar la problemática. A pesar de las medidas anunciadas periódicamente, no se han encontrado soluciones concretas. La situación alcanzó su punto más crítico durante una semana marcada por la Cuenta Pública presidencial, en un gobierno que ha hecho de la lucha medioambiental una de sus principales banderas.

Esta problemática se arrastra desde hace años. En 2019, la Corte Suprema, tras la crisis ambiental de 2018 que dejó más de 700 personas intoxicadas, entregó 15 medidas que debían aplicarse. Cinco años después, no se ha cumplido con todos los requerimientos. A pesar de los esfuerzos de los estamentos relacionados, como la Seremi de Salud, el delegado presidencial, el Ministerio del Medio Ambiente, la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y el Colegio Médico Regional, los eventos contaminantes continúan.

María Araya, presidenta del Consejo Consultivo del Hospital Adriana Cousiño, un recinto que ha atendido a personas afectadas por episodios críticos de contaminación, acusa que la situación “se ha salido de control”. Según ella, “el Gobierno Regional y el Gobierno central no han tomado las precauciones correspondientes. No sé qué están esperando, ¿que algún niño se muera?”.

Araya critica que, tras seis años de problemas de intoxicación infantil, la respuesta en materia de salud sigue siendo insuficiente. “Es impresentable que los seremis estén jugando con la salud de los niños. Quisiera saber si ellos tienen hijos para que sientan lo que nosotros sufrimos cada vez que se nos intoxica un niño”, concluye.

Visitas al post:
2900
IanFranco Vargas

Otras Noticias