REUNIÓN DE LA COMISIÓN DE DEFENSA EN LA ANTÁRTIDA EN MEDIO DE TENSIONES TERRITORIALES

Screenshot_1

SANTIAGO — El jueves, parlamentarios de la Comisión de Defensa de Chile llevaron a cabo una sesión especial en la Antártida chilena para discutir las “condiciones geopolíticas imperantes” en un contexto de tensiones diplomáticas con Argentina por reclamaciones de soberanía y un supuesto hallazgo de petróleo realizado por Rusia.

Los legisladores llegaron al continente blanco la mañana del jueves y se reunieron en la base aérea Presidente Eduardo Frei Montalva, donde también estuvieron presentes la ministra de Defensa y el comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile. Este encuentro fue descrito como un acto de “soberanía nacional” frente a “cualquier amenaza” externa y una señal de “protección al territorio nacional”.

Esta sesión de la comisión en territorio antártico no es la primera, pero sí tiene un carácter especial debido a las actuales condiciones geopolíticas, según explicó la Cámara de Diputados. La reunión ocurre en un momento de fricciones diplomáticas con Argentina, después de que el presidente argentino anunciara en abril la construcción de una base militar en la Patagonia con la participación de Estados Unidos, argumentando que esta instalación apoyaba su reclamo sobre la Antártida, declaraciones que fueron rápidamente refutadas por el Ministerio de Exteriores de Chile.

Además, las autoridades chilenas han expresado preocupación ante el presunto hallazgo, aún no confirmado, de aproximadamente 500 millones de toneladas de petróleo por parte de científicos rusos en la Antártida, un territorio reclamado por Chile, Argentina y el Reino Unido, entre otros. Un informe presentado recientemente en el Parlamento británico sugiere que Rusia habría descubierto grandes reservas de petróleo en el continente, donde cualquier tipo de explotación está prohibida por el Tratado Antártico, vigente desde 1961.

Este posible descubrimiento ha generado inquietud global no solo por su potencial económico sino también por las implicaciones políticas y medioambientales. El presidente de la Comisión de Defensa, reconoció antes de la cita que los recientes eventos “han abierto algunas cuestiones que nos preocupan” y subrayó que Chile seguirá defendiendo que la Antártida “sea un continente para la paz y no para la guerra, también que siga vigente el tratado”. En línea con esta postura, el presidente de Chile, Gabriel Boric, enfatizó que el país “ha defendido, defiende y defenderá que la Antártida es un continente de ciencia y de paz” y se opondrá “firmemente a cualquier explotación comercial de minerales e hidrocarburos”.

“Trabajaremos en conjunto con todos los países reclamantes y los firmantes del Tratado Antártico para velar por el respeto de esta norma por parte de cualquier nación”, añadió Boric en un mensaje publicado en X, antes Twitter.

El Tratado Antártico, firmado en diciembre de 1959 y en vigor desde junio de 1961, fue ratificado por los 12 países que habían desarrollado actividades en el continente anteriormente. Los signatarios incluyen a Argentina, Nueva Zelanda, Australia, Noruega, Bélgica, Sudáfrica, Rusia, Chile, Francia, Gran Bretaña, Japón y Estados Unidos. El tratado establece a la Antártida como un continente dedicado a la paz y la ciencia, prohíbe cualquier explotación en su territorio y congela cualquier reclamo territorial.

Siete de los países signatarios (Argentina, Australia, Chile, Francia, Noruega, Nueva Zelanda y el Reino Unido) tienen reclamaciones territoriales, mientras que Estados Unidos y Rusia consideran que tienen “fundamentos para reclamar”. No obstante, según el acuerdo, ninguna actividad llevada a cabo mientras el tratado esté vigente constituirá base para hacer valer, apoyar o negar una reclamación de soberanía territorial en la Antártida.

Visitas al post:
2534
Pablo Torres

Otras Noticias