UN CONSCRIPTO CON LA MANO AMPUTADA: LA NUEVA VICTIMA TRAS FATÍDICA MARCHA

Screenshot_4
  • Tras la muerte del conscripto Franco Vargas durante su servicio militar en el norte de Chile, otro compañero ha perdido una mano debido a una infección.

La jueza Jenny Book, quien lidera la investigación sobre la muerte del conscripto Franco Vargas, de 19 años, el 27 de abril en Putre, al norte de Chile, confirmó que otro soldado, hospitalizado en el Hospital Militar de Santiago, perdió una mano debido a una infección.

Vargas y el conscripto afectado formaban parte de un grupo de 245 jóvenes de la Brigada Motorizada N°24 Huamachuco que realizaban su servicio militar en Putre. Durante una marcha a las 5 de la mañana, Vargas se desmayó y falleció. Otros 45 jóvenes desarrollaron infecciones respiratorias y gastrointestinales tras la misma marcha.

La madre de Vargas ha denunciado negligencia por parte del Ejército, planeando tomar acciones legales. Más de 100 conscriptos han renunciado tras la muerte de Vargas, mientras que la amputación de la mano de su compañero ha añadido al pesar. Los dos conscriptos hospitalizados en Santiago fueron trasladados desde Arica. Ambos están sedados, con uno en estado crítico.

La polémica por la muerte de Vargas llevó a la Corte Suprema a designar a la jueza Book para investigar el caso. Book, presidenta de la Corte Marcial, viajó al norte para realizar las primeras diligencias, recorriendo el trayecto de la marcha, los dormitorios, y los baños. También inspeccionó el sitio donde Vargas colapsó y recibió atención médica.

La jueza considera viable la solicitud de la madre de Vargas para realizar una nueva autopsia, con el fin de esclarecer si la muerte fue causada por un delito o por causas naturales.

El comandante del Ejército, Javier Iturriaga, admitió errores en la información preliminar sobre la muerte de Vargas, lo que ha llevado a contradicciones y ha provocado el retiro de altos mandos militares de la zona. También expresó dudas sobre la correcta ejecución de la instrucción, cumplimiento de protocolos internos y sanitarios, así como la falta de diligencia y omisiones que han afectado la responsabilidad de mando.

El presidente Gabriel Boric se reunirá con Iturriaga y la ministra de Defensa, Maya Fernández, para conocer los detalles de la muerte de Vargas. Boric subrayó la importancia de que se aclare la verdad y se asuman las responsabilidades.

Este trágico evento ha reavivado los recuerdos de una marcha en 2005, donde 45 conscriptos y un suboficial murieron congelados en la zona de Antuco. En Chile, el servicio militar es voluntario, pero se convierte en obligatorio si no se llenan las vacantes. Franco Vargas se había inscrito de forma voluntaria.

Pablo Torres

Otras Noticias