Talleres presenciales Atacama, Coquimbo y Valparaíso.

admin

La necesidad de coordinar múltiples intereses y resguardar los medios de vida presentes en la zona costera del Centro-Norte de Chile, fueron los desafíos identificados en las jornadas multisectoriales realizadas en Atacama, Coquimbo y Valparaíso. Entre octubre y diciembre de este año, el equipo de profesionales del Nodo Laboratorio Natural Océano Centro-Norte se trasladó hasta las localidades de Chañaral y Caldera en Atacama; Caleta Los Hornos y Tongoy en la Región de Coquimbo;  y hasta las comunas de Valparaíso y Puchuncaví; con el fin de identificar brechas y propuestas para la ciencia, la tecnología, el conocimiento y la innovación en torno a los Laboratorios Naturales existentes en dichas localidades.

El desarrollo de estos talleres multisectoriales permitió a las autoridades regionales, a las y los funcionarios públicos, académicos de distintas instituciones, representantes de sindicatos de pescadores/as, algueros/as y buzos mariscadores, entre otros actores territoriales identificaran participativamente distintos sitios de interés, considerando factores económicos, social- culturales, ambiental o de conservación y científico-tecnológicos en sus respectivas bahías. Asimismo, las y los participantes tuvieron la oportunidad de establecer conjuntamente una visión de futuro, con relación a cómo se imaginan que debería ser su entorno costero al 2050, además de responder a las preguntas sobre: ¿Qué acciones con participación local se podrían realizar para conocer mejor el océano?, ¿Qué se necesita conocer en la bahía?, entre otras interrogantes.

PARTICIPACIÓN TERRITORIAL

En este sentido, contar con la participación de distintos actores locales que se desenvuelven en el borde costero es una acción clave para conocer de primera fuente los desafíos y brechas de los territorios, así lo manifestó el Seremi de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de la Macrozona Norte, Dr. Rubén Moraga Mamani. “El primer eslabón para generar cualquier política pública es consultar a los actores del territorio, ellos conocen los desafíos, conocen los problemas y también muchas veces tienen la solución, porque el conocimiento no es tan sólo de la academia, está allí en la sociedad. Entonces la participación es el eje fundamental para abordar las problemáticas de desarrollo”, afirmó Moraga.

Al respecto Mario Campos, representante del Sindicato de Algueros “Los Inseparables” de la playa Changa de Coquimbo; quien participó de una de las jornadas multisectoriales, declaró que, “es muy relevante que podamos construir en conjunto una manera de ver el mar y todos los recursos que nos provee”. De esta misma manera lo recalca el Seremi CTCI de la Macrozona Centro, Dr. Jorge Soto Delgado, quien afirma que “co-construir política pública y conocimiento científico desde los territorios es sumamente importante porque justamente es parte de la democratización de los conocimientos con y para los territorios, por tanto, que este tipo de iniciativas sea centrada en el desarrollo y junto con las comunidades es de suma importancia a la hora de desarrollador proyectos científicos en la zona”.

BRECHAS EN COMÚN

Tanto en las regiones de Atacama, Coquimbo y Valparaíso, entre los principales hallazgos, se evidenció la necesidad de conectar la investigación científica con las necesidades territoriales, esto en relación con los desafíos productivos, de conservación y planificación del borde costero. Así lo explica Andrés Hurtado Álvarez, sociólogo del Nodo Océano. “En los levantamientos, diversos actores indican que actualmente la ciencia tiene mucho que aportar para construir mejores instrumentos, proyectos y políticas públicas basadas en evidencia, para lograr tender puentes entre los múltiples intereses en torno al océano”, señaló Hurtado. Al mismo tiempo, el profesional destacó la necesidad de coordinar múltiples intereses y medios de vida presentes en el océano, entre ellos: pesca, acuicultura, conservación, transporte, entre otros, a propósito de la planificación territorial y la remediación de zonas altamente contaminadas o presionadas por la actividad humana.

“Actualmente hacen falta visiones compartidas sobre el maritorio que permitan construir y aplicar instrumentos de planificación que den cuenta de las necesidades e intereses de las comunidades, sin comprometer el desarrollo de las futuras generaciones”, señaló el profesional desde el Nodo Océano.

El Nodo es financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo ANID, ejecutado por la Universidad Católica del Norte; a través del IPP, su Facultad de Ciencias del Mar; junto a la Universidad de Valparaíso. Además, en él participan: la Universidad de Atacama UDA, el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas CEAZA,  AquaPacífico , Pontificia Universidad Católica de Valparaíso PUCV, Universidad de Playa Ancha UPLA, Centro Interdisciplinario de Neurociencias de Valparaíso CINV, y la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile CONAPACH.

Compartir en tus redes sociales:

Otras Noticias