El Centro de Habilidades Clínicas y Disciplinares (CHCD) de la Escuela de Salud de la Universidad Estatal de O’Higgins (UOH) nace como respuesta a la necesidad de entrenar y desarrollar competencias, aptitudes y habilidades en los estudiantes de la UOH, en un entorno protegido, donde a través de la herramienta de la simulación clínica, desarrollan sus habilidades con actividades basadas en un modelo constructivista, interactuando con softwares, fantomas y principalmente, pacientes simulados.

Desde el CHCD se asiste y guía el desarrollo óptimo de actividades tanto formativas como sumativas de los estudiantes de Enfermería, Medicina y Terapia Ocupacional, teniendo un fluido diálogo con las jefaturas y coordinaciones de carrera, así como con las unidades académicas especializadas a través de los/as Profesores/as Encargados/as de Curso (PEC).

 

“Esta unidad tiene varias actividades, pero se encarga principalmente del desarrollo de potenciar las habilidades clínicas y disciplinares que tienen los/as estudiantes de la Escuela de Salud durante toda su progresión dentro del Pregrado y dentro de esta unidad. Se trabajan varias metodologías que apoyan los procesos de enseñanza aprendizaje desde niveles muy básicos de los laboratorios de Ciencias Básicas, en asignaturas como Química, Biología y después va migrando a las diferentes disciplinas que tengan las carreras”, apunta la coordinadora del CHCD, Daniela Aravena.

 

Durante este año, se comenzó a brindar apoyo a los equipos docentes para la programación y planificación de actividades prácticas enfocadas en la simulación clínica y otras metodologías que tributen al entrenamiento y desarrollo de habilidades y competencias de los estudiantes. Además, se trabaja con el recurso de Paciente Simulado para las tres carreras, en versión de simulación presencial y telesimulación.

 

“Los pacientes simulados es un grupo de personas que se están estandarizado y que trabajan en los procesos que tienen que ver con la enseñanza y el aprendizaje en las carreras de Salud. Este tipo de pacientes ayudan en la interacción que deben tener los/as estudiantes para que puedan desarrollar sus habilidades en un espacio seguro protegido. Además, contamos con los simuladores, que pueden ser de alta o de baja complejidad para la realización de actividades, que muchas veces no pueden hacer los/as estudiantes en los campos clínicos”, afirmó Daniela Aravena.

 

El centro busca potenciar las experiencias de aprendizaje y de evaluación de las competencias clínicas de sus estudiantes en escenarios que cuenten con pacientes estandarizados y todos los insumos necesarios para generar un ambiente idéntico al box de atención médico o a una habitación de hospitalización.

 

Finalmente, el estudiante de cuarto año de la carrera, Joaquín Vega, apuntó que estas actividades son “muy enriquecedoras, ya que producto de la pandemia estar frente a un paciente real no se podía, por las restricciones sanitarias, y por esto que la Universidad tenga esta unidad con ‘actores-pacientes’, donde la verdad no se nota que están actuando, te sirve para desenvolverse en la práctica clínica, anamnesis e historia clínica. Nos sirve para tener la confianza y el training de atención futura”, finaliza.

Compartir en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Buen trabajo

Otras noticias