La iniciativa —que cuenta con el financiamiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a través de su Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras— concretó durante este año un total de seis talleres en cerros como Cordillera, Yungay, Rodelillo, Porvenir, entre otros.

 

Acercar el arte cinematográfico a diversos espacios comunitarios para que niños, niñas y jóvenes aprendan a hacer sus propias películas: ese ha sido el principal objetivo de los talleres de cine realizados, en diversos territorios de Valparaíso, desde mayo a octubre de 2022, por la Corporación Cultural Ojo de Pescado.

 

La iniciativa —que cuenta con el financiamiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a través de su Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras—, ha permitido que niños, niñas y jóvenes se familiaricen con el lenguaje y las técnicas audiovisuales, a través de procesos creativos, expresivos, participativos y lúdicos. 

 

Carolina “Piru” Fuentes, productora general, hace un positivo balance y destaca la vuelta a la presencialidad: “Si bien las actividades que se realizaron de manera virtual durante la pandemia tuvieron un gran impacto al momento de conectarnos con niños y niñas de otros territorios del país, sin duda que el retorno a las actividades presenciales marcó un desafío y una gran oportunidad, principalmente por volver a reunirnos con los niños, niñas, familias y comunidades de los barrios de Valparaíso”.

 

En ese sentido, durante este año, la Corporación ha realizado un total de seis talleres en diversos territorios de la comuna de Valparaíso, como el Espacio Santa Ana en el Cerro Cordillera, la Corporación Educación Arte Cultura (CEAC) en el Barrio Puerto, la Escuela Municipal de Bellas Artes en el Cerro La Loma, el Centro Comunitario de Rodelillo, el Club Atlético de Porvenir y la Sede Vecinal del Campamento Violeta Parra en la parte alta del Cerro Yungay. 

 

“Uno de los aspectos más relevantes durante este año, ha sido el poder acercarnos activamente a los territorios en Valparaíso, algo que planeábamos desarrollar incluso desde antes de que comenzara la pandemia. Por ello, estos talleres han sido la materialización de un largo proceso, que esperamos pueda continuar durante el próximo año”, agrega Carlos Urquieta, director ejecutivo.

 

Manos a la obra

Cada uno de los talleres se realiza de manera completamente gratuita, a través de convocatorias abiertas apoyadas por juntas vecinales y organizaciones comunitarias y culturales de cada territorio. Las sesiones son mediadas por profesores/as, educadores/as y/o profesionales del medio audiovisual, quienes guían a las y los estudiantes y les permiten expresar libremente sus opiniones. 

 

Juegos, actividades lúdicas y lluvia de ideas son el puntapié inicial para comenzar a crear lo que pronto se transformará en una historia creada de manera colectiva entre niños y niñas, quienes dirigen, actúan, crean personajes con manualidades, montan escenografía, filman con cámaras profesionales y aprenden distintas técnicas, géneros y temáticas.

 

“Nos encontramos con muchísima energía, alegría, creatividad y motivación en cada taller que realizamos. La increíble participación y entusiasmo de todos los cerros que estuvimos fue lo más potente de trabajar nuevamente de manera presencial con las infancias porteñas”, agrega Carolina “Piru” Fuentes.

 

Los talleres finalizan con un gran hito de clausura: la entrega de diplomas y el lanzamiento del cortometraje frente a familias, amigos, compañeros y vecinos, quienes disfrutan de una tarde de cine en compañía del equipo de Ojo de Pescado.

 

“Quién se llevó mi pastel”, “Valparaíso es paraíso”, “El juego del diablo”, “El abuelo y el gato” y “El viaje de los músicos galácticos de la limpieza” son algunas de las obras resultantes de los talleres, que incluyen técnicas como animación, stop motion, cuadro a cuadro, entre otras. Cada uno de ellos están disponibles para su visualización en el canal de YouTube de Ojo de Pescado (@FestivalOjodePescado)

 

Vale mencionar, que desde que se fundó el Festival Ojo de Pescado en el año 2011, ya se han realizado más de 200 talleres en Valparaíso y otros lugares de Chile, como Puerto Montt y Chiloé. De este modo, la Corporación continúa promoviendo los derechos comunicacionales, de expresión y participación de niños, niñas y jóvenes de nuestro país. 

Compartir en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Buen trabajo

Otras noticias