La propuesta que nació de una demanda de Gendarmería, va en la línea de frenar la coordinación del crimen organizado y la comisión de delitos como estafas.

 

Un cerrado respaldo dio la Sala del Senado, a los cambios realizados por la Cámara Baja al proyecto que sanciona penalmente a quienes ingresen elementos prohibidos a los establecimientos penitenciarios. Con ello, el texto queda en condiciones de ser promulgado como ley.

 

La iniciativa de autoría de los senadores Francisco Chahuán, Luz Ebensperger, Felipe Kast y Kenneth Pugh, y la ex legisladora Carolina Goic, busca incluir a los teléfonos celulares dentro de los elementos que no pueden ser ingresados a estos recintos. También establece penas especiales para abogados, procuradores y/o empleados públicos que incurran en estas conductas.

 

TEXTO APROBADO

“El que sin estar legal o reglamentariamente autorizado al efecto ingresare, intentare o permitiere ingresar por cualquier medio a un establecimiento penitenciario intercomunicadores, teléfonos, partes de ellos, chips telefónicos u otros elementos tecnológicos que permitan comunicarse con el exterior, será sancionado con la pena de presidio menor en su grado mínimo a medio.

 

Las mismas penas se aplicarán a quienes introduzcan los elementos mediante lanzamiento de objetos desde las inmediaciones de un establecimiento penitenciario. Igualmente, se castigará a quien haga uso de medios tecnológicos, aeronaves no tripuladas o drones para lograr dicho objetivo.

 

Si las conductas fueren perpetradas por un abogado, procurador o empleado público, la pena no se aplicará en su grado mínimo y, además, conllevará desde suspensión en su grado mínimo a inhabilitación especial temporal en cualquiera de sus grados para el ejercicio de la profesión y del cargo u oficio, respectivamente”.

 

DEBATE

Durante el debate realizado en la pasada sesión ordinaria, el presidente de la Comisión de Seguridad Pública, el senador José Miguel Insulza informó la norma explicando que “se ha enriquecido la forma en que se ingresan elementos a las cárceles, hablamos de qué se entra y cómo se entra. Acá se adecúa la conducta de manera general mejorando la aplicación de la pena”.

 

A la hora de fundamentar su voto, hicieron uso de la palabra los siguientes senadores:

 

FELIPE KAST

“Este proyecto nace tras una conversación con Gendarmería. Ellos nos hicieron ver la gran cantidad de elementos prohibidos que encuentran en los decomisos. De hecho hace unos días, se revisaron a 8 mil reos y se encontró dos mil celulares. En abril del 2021 ya se contabilizaban 570 bandas criminales en las cárceles que operan con estos aparatos”.

 

FIDEL ESPINOZA

“Todos los días se producen delitos que se gestan en las cárceles. Hoy se hacen estafas y se conocen casos, me ha tocado en mi región. Creemos que al aumentarse las penas, se da un paso para condenar aún más este tipo de actos. También debiera castigarse a los funcionarios de Gendarmería que participan en estos también”.

 

FRANCISCO HUENCHUMILLA

“Se hace una remisión al reglamento y podría pensarse que se falta al principio de reserva legal sobre la tipificación de los delitos. Quiero aclarar que esta reglamentación debe cumplir ciertos requisitos: que la norma tenga publicidad, que se limite al complemento de los casos y que la haga cuimplir una autoridad nacional”.

 

PEDRO ARAYA

“Me quedan dudas. Quiero saber qué pasa con el que está legalmente autorizado para ingresar un celular o un chip. Estoy pensando en un gendarme por ejemplo. Este proyecto habla de aquel que no tiene autorización, pero ¿qué pasa con quién sí puede?”.

Compartir en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Buen trabajo

Otras noticias