Un escenario de alta inflación, bajo crecimiento y mayor gasto fiscal que no se veía hace casi 30 años y que genera desafíos inéditos no solo en materia de política monetaria sino también en las políticas públicas delineó el último informe entregado por la presidenta del Banco Central, Rosanna Costa ante el Senado.

 

El IPOM de septiembre proyectó una inflación de 12% para fines de 2022 y para 2023 “se corrige al alza respecto del IPOM de junio, producto de la depreciación adicional del peso y la mayor persistencia inflacionaria”. Asimismo, la presidenta del BC, Rosanna Costa, detalló que “el último dato del que disponemos, del mes de julio, nos indica que su variación anual superó el 13%”.

 

Por otro lado, el Informe estima que, “en el escenario central, la economía crecerá por debajo de su potencial por varios trimestres más, con lo que la brecha seguirá reduciéndose y se ubicará en niveles negativos a partir de fines de este año. En este escenario, el PIB tendrá una variación anual entre 1,75 y 2,25% este año; entre -1,5 y -0,5% en 2023 y entre 2,25 y 3,25% en 2024. Para este trienio, la proyección contempla una trayectoria del gasto fiscal coherente con lo reportado en el último Informe de Finanzas Públicas”.

 

Tras la exposición se abrió una ronda de consultas y un profundo análisis entre senadoras y senadores respecto a los efectos de estos índices y proyecciones de incertidumbre, en el empleo y la calidad de vida de millones de personas.

 

Diversos parlamentarios coincidieron además en la necesidad de adoptar medidas urgentes para la reactivación y promover el aumento de la ejecución presupuestaria de este año, especialmente, de los gobiernos regionales.

 

Compartir en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Buen trabajo

Otras noticias