Si bien, hoy día el perro es la primera opción en los hogares chilenos cuando se trata de adoptar a una mascota, la preferencia por los mininos ha crecido de un modo sostenido en los últimos años, y se ha profundizado en el periodo de pandemia, al punto de que hay razas de gatos que ya son toda una referencia en nuestro país.

Según el Registro Nacional de Mascotas (RNM) de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere), una de las variaciones más importantes que hubo en 2021 respecto a 2020 fue el aumento de adopción de gatos. Mientras que en 2020 hubo alrededor 42 mil gatos adoptados, la cifra aumentó a 58.886 el 2021. En este marco, la adopción de gatas aumentó en un 18,4% respecto al 2020, mientras que la de gatos aumentó en un 81% respecto al año anterior. De esta forma, el RNM identificó un total de 403.036 gatos domésticos mestizos, de pelo largo y corto.

En numerosos hogares chilenos podemos encontrar gatos mestizos o criollos, pero también es cierto que razas como el Persa o el Maine Coon, encabezan las listas cuando se trata de elegir a un minino como compañero. “Los gatos más comunes se obtienen mediante adopción. Los Persas, son gatos de raza y se pueden adquirir de manera más sencilla mediante un criadero, y a los padres de mascotas les gusta esa raza por su apariencia exótica. Los gatos Siameses más buscados son los Thai, y se caracterizan por ser juguetones, elegantes y amorosos. Los de razas Maine Coon, son los más requeridos en Chile y a nivel mundial, ya que tiene una apariencia imponente y elegante, de carácter tranquilo y de gran tamaño. Los Sphinx, son una de las razas más exóticas que existen, ya que no posee pelos, justamente uno de los motivos por los que son buscados, y, por último, los gatos Bengali, son de apariencia deslumbrante, con elegancia y un pelaje único, buenos cazadores, juguetones y con mucha energía”, destaca la especialista y veterinaria Ana Monardes, de Gabrica (@somosgabricacl).

En cuanto a las diferencias entre un gato de raza y uno mestizo, muchos de ellos conservan intactas las costumbres de sus antepasados, provenientes de los gatos silvestres de África, que posteriormente fueron introducidos en Europa desde Egipto, por los griegos, romanos y fenicios. No obstante, más allá de su apariencia, muchas veces no existe mayor diferencia entre un gato común y un gato de raza. En ambos casos hablamos de animales de compañía inteligentes, graciosos y que merecen afecto y cuidados por igual.

Si tuviésemos que mencionar las diferencias más relevantes entre un mestizo y un gato con linaje, encontraremos, en primer lugar, la socialización. Muchos gatos comunes suelen provenir de las calles, por lo que podrían tener problemas para adaptarse del todo a los humanos. Algunos de ellos incluso permanecen el resto de su vida en estado salvaje, luego de que transcurre el tiempo prudencial en el que un gatito puede llegar a acostumbrarse a la compañía y los cuidados de las personas. Los gatos de raza, por su parte, tienen más habilidades sociales, pues la gran mayoría de ellos provienen de criaderos, por lo que desde su nacimiento han tenido la oportunidad de convivir con personas.

La llegada de un gatito al hogar

 

Cuando adoptamos a un gatito, no siempre estamos realmente preparados para recibir a este nuevo integrante. La veterinaria de Gabrica nos aconseja que “debemos saber si tenemos todas las comodidades y el enriquecimiento ambiental adecuado.  Hay que ser cuidadosos con una buena alimentación, lugar de protección y refugio.  Además, debemos responsabilizarnos de que cuente con los cuidados de médicos veterinarios que requerirá el gatito, por ejemplo, contar con las vacunas, exámenes preventivos, desparasitaciones, zona de higiene adecuada (baño) y que el padre de mascota cuente con tiempo para su juego y cuidado”. Además, es fundamental que la familia que decida adoptar un felino cuente con los recursos y responsabilidad básica para brindarle una buena calidad de vida a la mascota.

En cuanto a los primeros cuidados que un gatito debe tener. La veterinaria de Gabrica destaca que, en primer lugar, debemos reconocer si nuestro hogar será seguro para la llegada del felino. En este sentido, cuidar que la mascota no tenga acceso al exterior, ya que puede perderse. Debe ser un lugar tranquilo y seguro para que pueda adaptarse gradualmente al territorio. Debemos contar con comida y agua a disposición, un arenero ubicado en un lugar tranquilo, siempre limpio; contar con un espacio de esparcimiento, para poder jugar, escalar, y tener un espacio para que pueda dormir tranquilamente. Se debe tener cuidado con los cables eléctricos, productos de limpieza, plantas tóxicas, y el tipo de calefacción. En caso de tener más mascotas, asegurarse de mantener un resguardo o separación, según el tiempo que indique el médico veterinario, para evitar contagio de cualquier tipo de patologías”.

En la consulta veterinaria de la especialista de Gabrica, Ana Monardes, afirma que, a pesar del aumento considerable de tenencia de gatos, actualmente llegan más perritos que felinos, siendo el porcentaje de atención del 40% aproximadamente en gatos. En cuanto a la mayor causa de consulta, comenta que “los principales motivos de consultas de pacientes felinos, es por inapetencia, problemas urinarios, enfermedad renal, abscesos y politraumatismos por atropellos o mordeduras de perros”.

Entonces, ¿cuál es el gato que mejor podría adaptarse a ti y a tu familia? La decisión dependerá de tus intereses, en especial porque hay algunas personas que prefieren adoptar a un pequeño que necesite salir de las calles, antes que adquirir un ejemplar en un criadero. Con amor, constancia, mucha paciencia y dedicación, te podemos garantizar que cualquier gato, sin importar su procedencia, podría convertirse en el compañero perfecto. Para más información ingresa a www.gabrica.cl

 

Compartir en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Buen trabajo

Otras noticias