Las masivas fiesta en el balneario de Cachagua, en la región de Valparaíso, donde no había ningún distanciamiento social ni menos medidas sanitarias para realizar este tipo de eventos llevaron al ministerio del Interior a presentar dos querellas en contra de quienes resulten responsables de estos hechos.

Pero este lunes, según informó radio Bío-Bíoel Ministerio Público anunció que se cerraba la causa de estas fiestas en pandemia, ya que algunas incluso se hicieron cuando había cuarentena en la región. 

Bío-Bío indicó que la Fiscalía de La Ligua informó su decisión de no perseverar en la investigación luego de “no haberse reunido los antecedentes suficientes para fundar una acusación“.

Hay que recordar que la primera querella fue por una fiesta que se realizó el 2 de enero, luego de que un inspector municipal llegara hasta el restobar “Santo Diablo” y constata que los clientes no hacen uso correcto de las mascarillas.

El otro caso era en contra del piloto de rally, Samuel Israel Concha, por realizar una fiesta la madrugada del 3 de enero en una casa en Zapallar, donde habrían participado más de 200 personas sin respetar el toque de queda.

los pasos a seguir ahora es que el Juzgado de Garantía de La Ligua fije en los próximos días la audiencia para concretar formalmente el cierre del procedimiento.

Compartir en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Buen trabajo

Otras noticias